viernes, 7 de octubre de 2016

TALLARINES CON ALMEJAS Y LANGOSTINOS

La receta de hoy es súper sencilla, pero si tenéis una cena con amigos y no queréis complicaros la vida, es una muy buena opción con algo de picar delante y un postre rico.
Nosotros lo comimos el sábado pasado para aprovechar salsa de tomate que me había quedado y unas hojas de albahaca que andaban rodando por la cocina, y el resultado nos gustó tanto a los cuatro que entra a formar parte de las super-recetas de la familia., vamos, que repetiremos con frecuencia!


INGREDIENTES
  • Tallarines (para adultos 100grs por persona aproximadamente )
  • Langostinos crudos (para 4 yo puse unos 15)
  • Almejas (las compre totalmente a ojo)
  • 1 vaso de Salsa de tomate (si podéis hacerla casera con zanahoria mejor, aquí tenéis la receta de salsa de tomate con zanahoria
  • 3 dientes de ajo
  • 6 hojas de albahaca fresca y alguna más para decorar el plato
  • Aceite de oliva virgen
  • Sal

PREPARACIÓN

  1. Ponemos a remojo en abundante agua con sal las almejas. Reservamos.
  2. Pelamos los langostinos y los cortamos en dos trozos cada uno.
  3. En una cacerola con abundante agua (suficiente para cocer luego la pasta), ponemos las cáscaras y las cabezas de los langostinos, añadimos un poco de sal y llevamos a ebullición. Bajamos el fuego y dejamos unos 15 minutos. Pasado este tiempo, colamos. (Reservamos un vaso de caldo).
  4. En este agua, vamos a cocer la pasta el tiempo que indique el paquete.
  5. En una sartén grande (nos tiene que entrar la pasta luego), cubrimos el fondo con un buen chorro de aceite, y freímos los ajos pelados y cortados en trocitos pequeños. Antes de que coja demasiado color, añadimos los langostinos y dejamos hacerse sin parar de remover hasta que queden hechos. (3-4 minutos)
  6. Añadimos ahora a esa sartén la pasta, la salsa de tomate (tanta como os guste), medio vaso del caldo ( si veis que queda muy seca echáis el vaso entero) y unas hojas de albahaca. Removéis bien todo y ponéis a fuego suave.
  7. Mientras, en otra sartén ponemos un poco de caldo (yo puse el medio vaso que me había quedado) a fuego fuerte. Añadimos las almejas, y cuando estén todas abiertas (si alguna no abre, las desecháis) las echamos a la pasta con el caldo y todo.
Les dais unas vueltas a todo junto y servís decorado con unas hojinas de albahaca.
¡Espero que disfrutéis tanto como hicimos nosotros!