miércoles, 5 de agosto de 2015

PISTO

Este plato es un comodín en mi casa. Lo podéis comer solo, con pasta y un poco de queso rallado, con arroz blanco, con unas chuletas de Sajonia o unos filetinos de lomo y unas patatas fritas...
Si lo mezcláis con un bote de garbanzos cocidos, tenéis un plato rápido de legumbres, vamos, que yo cada poco lo hago.
Otra ventaja es que lo podéis envasar al vacío, y así lo tenéis listo siempre que queráis. Así que ya que os ponéis al lío, que mejor que hacer cantidad para ahorrar tiempo cuando estéis apurados.



INGREDIENTES
  • 1 bote de tomate frito estilo casero de 500 grs (yo compro el de Mercadona Tomate frito receta artesana).
  • 1 berenjena grande
  • 1 calabacín grande
  • 1 cebolleta
  • 1 bandeja de champiñones
  • 1/2 pimiento verde o rojo
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal
  • Tomillo, orégano y pimienta blanca

PREPARACIÓN
  1.  Preparáis todas las verduras. Laváis y cortáis la berenjena en trozos no muy grandes (yo ni la pelo ni la pongo en sal), laváis y cortáis el calabacín en trozos del mismo tamaño que la berenjena, peláis y cortáis la cebolleta en juliana, laváis y cortáis el pimiento en trozos, limpiáis los champiñones y por último los troceáis no muy pequeños.
  2. Cubrís el fondo de una cacerola con un buen chorro de aceite de oliva virgen extra. Lo ponéis al fuego, y cuando esté caliente incorporáis la cebolla y el pimiento, bajamos el fuego y lo dejamos 15 minutos con la cacerola tapada.
  3. Pasados los 15 minutos, incorporamos el calabacín y la berenjena, lo removemos bien todo, y lo dejamos otros 15 minutos.
  4. Por último echamos los champiñones y la salsa de tomate y lo removemos todo bien. 
  5. Le ponemos un pelín de sal, de tomillo, de pimienta y de orégano y lo dejamos hacerse ahora con la cacerola destapada, entre 45 min - 1 hora a fuego muy suave.

NOTA: cuando voy con prisa, lo echo todo al tiempo y sale bastante bien también!!