jueves, 20 de febrero de 2014

BACALAO CON TOMATE (Versión express)

Hola de nuevo! Un pelín más recuperada de mi gripe-neumonía, y aunque aún no me acerqué a los fogones, hoy os quiero subir otro post de una receta que suelo hacer muchas veces. Sobre todo aprovecho cuando en la pescadería ponen oferta de bacalao fresco, aunque tenga idea de comprar otra cosa, siempre salgo además con el bacalao.
Para éste plato, tengo 2 recetas. Una sencilla y otra un poquitín más elaborada, sobre todo porque para ésta última, SIEMPRE uso tomate casero, así que a veces lo tengo ya congelado y otras veces además del bacalao me toca hacer la salsa de tomate...
Vamos a empezar por la receta sencilla y rápida. Perfectamente podéis hacerla por la noche para comer al día siguiente, así reposa un poco y sabrá aún mejor.



INGREDIENTES
  • 1 Filete grande de bacalao fresco (yo pedí medio bacalao y que me lo preparara en lomos sin piel ni espinas, mi medio bacalao pesó 1.750 kg antes de quitarle la espina e incluyendo la media cabeza que te cobran siempre)
  • 1 cebolla pequeña
  • 1 puerro
  • 1 bote de tomate frito pequeño
  • 1 bote de Fritada, pisto o tomate estilo casero (yo ya sabéis que es de Mercadona)
  • 2 patatas medianas
  • 1 huevo
  • un poco de harina para rebozar
  • 1 vaso de vino blanco (yo usé el de Marqués de Cáceres)
  • 1 lata pequeña de pimientos del piquillo o morrones
  • un poco de perejil picado o cilantro (a mí me gusta mucho más con clilantro, me recuerda a Lisboa)
  • Aceite de Oliva Virgen
PREPARACIÓN
  1. Pelamos las patatas, las lavamos y las cortamos tipo panadera tal como veis en la foto. Las colocáis en un plato, y echáis un chorro de aceite como si estuvieseis aliñando una ensalada. Las tapamos con la tapa que usamos para tapar alimentos en el microondas y las ponemos 5 minutos a potencia máxima. Una vez pasen los 5 minutos, las sacamos, les damos unas vueltas y las volvemos a poner otros 5 minutos. Normalmente con 10 minutos suele ser suficiente, pero mejor probarlas y si veis que aún están un poco duras, ponerlas algún minuto más.
  2. Batís el huevo como para tortilla y lo dejáis en un plato. En otro echamos un poco de harina y reservamos. 
  3. Ahora vamos a limpiar el pescado bajo el chorro de agua fría, lo secamos con papel de cocina y salpimentamos. 
  4. Vamos con el rebozado. Troceamos el pescado como os guste, yo cada lomo lo dividí en 3. Lo pasamos primero por harina y luego por el huevo. Ponemos aceite en la misma sartén en la que luego vamos a preparar el pescado y lo freímos. Según vamos sacando una vez frito, lo reservamos en un plato hasta el final.
  5. En ese mismo aceite, pochamos la cebolla muy picada y el puerro (si odiáis picar cebolla, podemos cortarla no tan fina y luego la pasamos con la batidora). Ya sabéis, primero a fuego fuerte para que coja temperatura y luego bajamos al mínimo. Lo vamos a tener pochando aproximadamente 15 minutos. Añadimos ahora el vino blanco y subimos el fuego para que se evapore el alcohol, lo dejamos 5 minutos removiendo para que no se pegue. Pasado éste tiempo, lo batimos con la batidora y lo volvemos a incorporar a la sartén.
  6. Añadimos ahora la salsa de tomate fritada o estilo casero, y el tomate frito.
  7. Con el fuego suave, vamos a incorporar las patatas haciendo una cama.
  8. Sobre las patatas, colocamos el pescado rebozado, y meneamos la sartén para que todo se integre y no se rompan ni las patatas ni el pescado.
  9. Añadimos por encima las tiras de pimiento de piquillo, adornamos con perejil o cilantro y si queremos también podemos ponerle huevo cocido muy picadín por encima.
  10.                                         ¡Ya veréis que bueno está!